• Bv. Oroño 1003. Rosario, Santa Fe, Argentina
  • Tel.: 341-4217070/4247071/4262994
  • Lunes a Viernes 8 a 20 hs

Cirugía refractiva

  • Date 24 julio, 2019

MIOPIA 

¿Qué es? 

La miopía es un defecto refractivo donde la imagen se enfoca por delante de la retina, por ser la longitud del ojo mayor o por tener la córnea más curva, lo que dificulta la visión de lejos. La miopía suele aparecer en la infancia y evoluciona hasta los 20 años aproximadamente, cuando tiende a estabilizarse. Las personas con antecedentes familiares son más propensas a padecerla En miopías elevadas pueden asociarse enfermedades como degeneraciones retinianas, cataratas o glaucoma crónico.

 

Síntomas 

Una persona miope ve claramente los objetos cercanos, pero percibe de forma borrosa los objetos que se encuentran a distancia. Suele manifestarse en edad escolar, por lo que es importante estar atentos a posibles síntomas en los niños.

 

Tratamiento

El tratamiento de la miopía, puede ser mediante lentes esféricos, anteojos o de contacto. En pacientes que quieran prescindir de anteojos o lentes de contacto puede realizarse cirugía refractiva, mediante láser o colocación de lente intraocular. La elección de una técnica u otra, va a depender del criterio del cirujano, y de las características anatómicas  funcionales del ojo a ser intervenido.

Tipos de cirugía:
– Con Láser Excimer.

Se realiza principalmente sobre la córnea, de modo extraocular y englobando las técnicas de Lasik y PRK.

 

¿Quiénes se pueden operar? 

Se sugiere que la persona sea mayor de 18 años. Las córneas deben cumplir ciertos requisitos para ser buenas candidatas para este tratamiento en cuanto a curvaturas y espesor. El aumento que usa la persona debe ser estable, por eso se recomienda realizar una consulta previa con el oftalmólogo tratante. Está contraindicada esta cirugía en pacientes con queratocono, herpes corneal, enfermedades del colágeno e inmunodeficiencias.

 

¿Qué hace el láser? 

El láser emite una ráfaga de disparos controlados por una computadora que al impactar en la córnea vaporizan el tejido corneal cambiando así su curvatura modificando el aumento de esta lente natural del ojo para que no sea necesario el uso de anteojos. Este tipo de láser actúa solo en la superficie corneal, no penetra al interior del ojo, por lo tanto no produce daños en las estructuras internas del ojo.

 

¿Cuánto tiempo dura la intervención? 

El tiempo de permanencia en el quirófano oscila entre 10 y 15 minutos por ojo, El láser en sí, realiza la cirugía en segundos, el resto del tiempo se utiliza en preparar el paciente y el ojo. ¿Qué pasa si parpadeo durante la cirugía? Al comenzar la cirugía el médico coloca un dispositivo que mantiene el ojo abierto e impide el parpadeo. Cuando empieza a actuar el láser hay una luz que debe mirar el paciente para fijar la mirada. Estos nuevos equipos tienen la capacidad de seguir automáticamente los pequeños movimientos oculares involuntarios asegurando que cada disparo impacte en el lugar deseado. Si hubiera un gran movimiento ocular el láser automáticamente deja de disparar hasta que el ojo se vuelva a posicionar.

 

Postoperatorio 

Depende de la técnica utilizada: con LASIK o epiLASIK se debe guardar reposo 24 horas hasta ser controlado por el oftalmólogo. Al día siguiente la mejoría visual es casi completa por lo cual se puede retomar la vida habitual. Si se realiza LASEK o PRK las primeras 48 o 72 horas son molestas y la recuperación visual tarda entre 7 y 10 días por lo cual es recomendable disponer de una semana para retomar las actividades habituales.

 

Cuidados que el paciente debe tener después de la cirugía 

Depende de la técnica utilizada:
LASIK o epiLASIK: El paciente deberá usar gotas antibióticas, antiinflamatorias, lágrimas artificiales y protectores oculares para el sueño durante 20 días después de la cirugía. Está contraindicado frotarse los ojos y evitar actividades que propicien esto durante 15 días y tratar de evitarlo durante los primeros 6 meses posquirúrgicos. Las actividades deportivas deberán realizarse con gafas protectoras. Desaconsejamos el uso de maquillaje durante los primeros 20 días. LASEK o PRK: Se deberán usar gotas antibióticas y lágrimas artificiales durante 20 días después de la cirugía y antiinflamatorias durante 90 días. No es aconsejable frotarse los ojos durante los primeros 7 días.

– Con colocación de Lente intraocular (ICL):

Esta es una posibilidad quirúrgica para pacientes con miopía e hipermetropía elevada y que además presentan astigmatismo en la cual se coloca una lente intraocular fáquica denominada ICL (Implantable Collamer Lens). Esta cirugía se realiza a través de una mínima incisión (de 3 mm) por donde se introduce el lente que será colocado detrás de la pupila y delante del cristalino, ya no debe extraerse el cristalino para ser colocada. Esta posee las dioptrías que necesita cada paciente, y tiene la ventaja de ser una técnica reversible ya que la lente puede ser extraída de ser necesario.

 

Alcances

Puede tratar tanto la miopía como la hipermetropía y cuando además corrigen el astigmatismo se denominan ICL tóricas. Es una cirugía que se realiza con anestesia local, tópica y que no requiere internación, es ambulatoria.

¿A qué pacientes se les puede colocar ICL? 

No a todos los pacientes se les puede colocar una lente intraocular tipo ICL.
El ICL es una excelente alternativa para los casos en que está contraindicado el láser principalmente para pacientes que presenten: corneas delgadas, ametropías moderadas, ojo seco, astigmatismos elevados.

 

Postoperatorio 

El paciente volverá a control a las 24 horas y deberá colocar gotas las cuales serán indicadas por el médico. El postoperatorio no es doloroso. La recuperación visual es prácticamente inmediata.

HIPERMETROPÍA 

¿Qué es?

La hipermetropía es un defecto refractivo donde la imagen se enfoca por detrás de la retina, por ser un ojo corto o por tener la córnea demasiada plana. La imagen es borrosa principalmente de cerca. La presbicia suma sus efectos a la hipermetropía. Son ojos con mayor riesgo de glaucoma agudo.

 

¿Cómo se manifiesta? 

El síntoma principal es la visión borrosa de objetos cercanos. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con hipermetropía suelen ser asintomáticos durante la juventud, ya que logran compensar la mala visión cercana utilizando la capacidad de acomodación del cristalino. La capacidad elástica del cristalino se pierde con la edad.

 

Tratamiento 

El tratamiento de la hipermetropía, puede ser mediante lentes esféricos, anteojos o de contacto. En pacientes que quieran prescindir de anteojos o lentes de contacto puede realizarse cirugía refractiva, mediante láser o colocación de lente intraocular. La elección de una técnica u otra, va a depender del criterio del cirujano, y de las características anatómicas funcionales del ojo a ser intervenido.

Tipos de cirugía:
– Con Láser Excimer.

Se realiza principalmente sobre la córnea, de modo extraocular y englobando las técnicas de Lasik y PRK.

 

¿Quiénes se pueden operar? 

Se sugiere que la persona sea mayor de 18 años. Las córneas deben cumplir ciertos requisitos para ser buenas candidatas para este tratamiento en cuanto a curvaturas y espesor. El aumento que usa la persona debe ser estable, por eso se recomienda realizar una consulta previa con el oftalmólogo tratante. Está contraindicada esta cirugía en pacientes con queratocono, herpes corneal, enfermedades del colágeno e inmunodeficiencias.

¿Qué hace el láser? 

El láser emite una ráfaga de disparos controlados por una computadora que al impactar en la córnea vaporizan el tejido corneal cambiando así su curvatura modificando el aumento de esta lente natural del ojo para que no sea necesario el uso de anteojos. Este tipo de láser actúa solo en la superficie corneal, no penetra al interior del ojo, por lo tanto no produce daños en las estructuras internas del ojo.

 

¿Cuánto tiempo dura la intervención? 

El tiempo de permanencia en el quirófano oscila entre 10 y 15 minutos por ojo, El láser en si, realiza la cirugía en segundos, el resto del tiempo se utiliza en preparar el paciente y el ojo. ¿Qué pasa si parpadeo durante la cirugía? Al comenzar la cirugía el médico coloca un dispositivo que mantiene el ojo abierto e impide el parpadeo. Cuando empieza a actuar el láser hay una luz que debe mirar el paciente para fijar la mirada. Estos nuevos equipos tienen la capacidad de seguir automáticamente los pequeños movimientos oculares involuntarios asegurando que cada disparo impacte en el lugar deseado. Si hubiera un gran movimiento ocular el láser automáticamente deja de disparar hasta que el ojo se vuelva a posicionar.

 

Postoperatorio 

Depende de la técnica utilizada: con LASIK o epiLASIK se debe guardar reposo 24 horas hasta ser controlado por el oftalmólogo. Al día siguiente la mejoría visual es casi completa por lo cual se puede retomar la vida habitual. Si se realiza LASEK o PRK las primeras 48 o 72 horas son molestas y la recuperación visual tarda entre 7 y 10 días por lo cual es recomendable disponer de una semana para retomar las actividades habituales.

 

Cuidados que el paciente debe tener después de la cirugía 

Depende de la técnica utilizada:
LASIK o epiLASIK: El paciente deberá usar gotas antibióticas, antiinflamatorias, lágrimas artificiales y protectores oculares para el sueño durante 20 días después de la cirugía. Está contraindicado frotarse los ojos y evitar actividades que propicien esto durante 15 días y tratar de evitarlo durante los primeros 6 meses posquirúrgicos. Las actividades deportivas deberán realizarse con gafas protectoras. Desaconsejamos el uso de maquillaje durante los primeros 20 días. LASEK o PRK: Se deberán usar gotas antibióticas y lágrimas artificiales durante 20 días después de la cirugía y antiinflamatorias durante 90 días. No es aconsejable frotarse los ojos durante los primeros 7 días.

– Con colocación de Lente intraocular (ICL):

Esta es una posibilidad quirúrgica para pacientes con miopía e hipermetropía elevada y que además presentan astigmatismo en la cual se coloca una lente intraocular fáquica denominada ICL (Implantable Collamer Lens). Esta cirugía se realiza a través de una mínima incisión (de 3 mm) por donde se introduce el lente que será colocado detrás de la pupila y delante del cristalino, ya no debe extraerse el cristalino para ser colocada. Esta posee las dioptrías que necesita cada paciente, y tiene la ventaja de ser una técnica reversible ya que la lente puede ser extraída de ser necesario.

 

Alcances

Puede tratar tanto la miopía como la hipermetropía y cuando además corrigen el astigmatismo se denominan ICL tóricas. Es una cirugía que se realiza con anestesia local, tópica y que no requiere internación, es ambulatoria.

 

¿A qué pacientes se les puede colocar ICL? 

No a todos los pacientes se les puede colocar una lente intraocular tipo ICL.
El ICL es una excelente alternativa para los casos en que está contraindicado el láser principalmente para pacientes que presenten: corneas delgadas, ametropías moderadas, ojo seco, astigmatismos elevados.

 

Postoperatorio 

El paciente volverá a control a las 24 horas y deberá colocar gotas las cuales serán indicadas por el médico. El postoperatorio no es doloroso. La recuperación visual es prácticamente inmediata.

 

ASTIGMATISMO

¿Qué es? 

El astigmatismo es un defecto refractivo que provoca que las imágenes se enfoquen sobre la retina de forma distorsionada, afectando a la visión de cerca y de lejos.
El astigmatismo puede aparecer solo o asociado a miopía o hipermetropía.

 

¿Cómo se manifiesta? 

Dependiendo de la edad y del tipo o grado de astigmatismo, los síntomas pueden ser distintos. Si el astigmatismo es reducido, puede no afectar a la visión. Los síntomas más habituales son:
– Percepción de las imágenes distorsionadas (síntoma más frecuente).
– Problemas para el cambio de visión lejos/cerca.
– Dificultades para ver detalles sutiles, ya sea de cerca o a distancia – Dolores de cabeza, dolores oculares.

Tratamiento 

El tratamiento del astigmatismo, puede ser mediante lentes cilíndricos, aéreos o de contacto. En pacientes que quieran prescindir de anteojos o lentes de contacto puede realizarse cirugía refractiva, mediante láser o colocación de lente intraocular. La elección de una técnica u otra, va a depender del criterio del cirujano, y de las características anatómicas funcionales del ojo a ser intervenido.

 

Tipos de cirugía:
– Con Láser Excimer

Se realiza principalmente sobre la córnea, de modo extraocular y englobando las técnicas de Lasik y PRK.

 

¿Quiénes se pueden operar? 

Se sugiere que la persona sea mayor de 18 años. Las córneas deben cumplir ciertos requisitos para ser buenas candidatas para este tratamiento en cuanto a curvaturas y espesor. El aumento que usa la persona debe ser estable, por eso se recomienda realizar una consulta previa con el oftalmólogo tratante. Está contraindicada esta cirugía en pacientes con queratocono, herpes corneal, enfermedades del colágeno e inmunodeficiencias.

 

¿Qué hace el láser? 

El láser emite una ráfaga de disparos controlados por una computadora que al impactar en la córnea vaporizan el tejido corneal cambiando así su curvatura modificando el aumento de esta lente natural del ojo para que no sea necesario el uso de anteojos. Este tipo de láser actúa solo en la superficie corneal, no penetra al interior del ojo, por lo tanto no produce daños en las estructuras internas del ojo.

 

¿Cuánto tiempo dura la intervención? 

El tiempo de permanencia en el quirófano oscila entre 10 y 15 minutos por ojo, El láser en si, realiza la cirugía en segundos, el resto del tiempo se utiliza en preparar el paciente y el ojo. ¿Qué pasa si parpadeo durante la cirugía? Al comenzar la cirugía el médico coloca un dispositivo que mantiene el ojo abierto e impide el parpadeo. Cuando empieza a actuar el láser hay una luz que debe mirar el paciente para fijar la mirada. Estos nuevos equipos tienen la capacidad de seguir automáticamente los pequeños movimientos oculares involuntarios asegurando que cada disparo impacte en el lugar deseado. Si hubiera un gran movimiento ocular el láser automáticamente deja de disparar hasta que el ojo se vuelva a posicionar.

 

Postoperatorio 

Depende de la técnica utilizada: con LASIK o epiLASIK se debe guardar reposo 24 horas hasta ser controlado por el oftalmólogo. Al día siguiente la mejoría visual es casi completa por lo cual se puede retomar la vida habitual. Si se realiza LASEK o PRK las primeras 48 o 72 horas son molestas y la recuperación visual tarda entre 7 y 10 días por lo cual es recomendable disponer de una semana para retomar las actividades habituales.

 

Cuidados que el paciente debe tener después de la cirugía 

Depende de la técnica utilizada:
LASIK o epiLASIK: El paciente deberá usar gotas antibióticas, antiinflamatorias, lágrimas artificiales y protectores oculares para el sueño durante 20 días después de la cirugía. Está contraindicado frotarse los ojos y evitar actividades que propicien esto durante 15 días y tratar de evitarlo durante los primeros 6 meses posquirúrgicos. Las actividades deportivas deberán realizarse con gafas protectoras. Desaconsejamos el uso de maquillaje durante los primeros 20 días. LASEK o PRK: Se deberán usar gotas antibióticas y lágrimas artificiales durante 20 días después de la cirugía y antiinflamatorias durante 90 días. No es aconsejable frotarse los ojos durante los primeros 7 días.

 

– Con colocación de Lente intraocular (ICL):

Esta es una posibilidad quirúrgica para pacientes con miopía e hipermetropía elevada y que además presentan astigmatismo en la cual se coloca una lente intraocular fáquica denominada ICL (Implantable Collamer Lens). Esta cirugía se realiza a través de una mínima incisión (de 3 mm) por donde se introduce el lente que será colocado detrás de la pupila y delante del cristalino, ya no debe extraerse el cristalino para ser colocada. Esta posee las dioptrías que necesita cada paciente, y tiene la ventaja de ser una técnica reversible ya que la lente puede ser extraída de ser necesario.

 

Alcances

Puede tratar tanto la miopía como la hipermetropía y cuando además corrigen el astigmatismo se denominan ICL tóricas. Es una cirugía que se realiza con anestesia local, tópica y que no requiere internación, es ambulatoria.

 

¿A qué pacientes se les puede colocar ICL? 

No a todos los pacientes se les puede colocar una lente intraocular tipo ICL.
El ICL es una excelente alternativa para los casos en que está contraindicado el láser principalmente para pacientes que presenten: corneas delgadas, ametropías moderadas, ojo seco, astigmatismos elevados.

 

Postoperatorio 

El paciente volverá a control a las 24 horas y deberá colocar gotas las cuales serán indicadas por el médico. El postoperatorio no es doloroso. La recuperación visual es prácticamente inmediata.