• Bv. Oroño 1003. Rosario, Santa Fe, Argentina
  • Tel.: 341-4217070/4247071/4262994
  • Lunes a Viernes 8 a 20 hs

Patologías

Patologías

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad que implica daño al nervio óptico. Este nervio envía las señales del ojo al cerebro, donde éstas son procesadas y se convierten en lo que usted “ve”. Está comprobado que el aumento de la presión en el ojo es el factor de riesgo más importante. 

Cuando la presión en el ojo está muy elevada, el nervio óptico puede ser dañado. Este daño es la causa de que algunas señales del ojo no lleguen al cerebro. Esto conduce a una reducción del campo visual, que si no se trata, puede conducir a la ceguera. 

Es la enfermedad responsable de la mayoría de las cegueras en el mundo. 

Lo principal para el manejo de la enfermedad es su diagnóstico precoz, obtención del tratamiento indicado y asistencia regular a los exámenes de sus ojos. 

En general las probabilidades de padecer glaucoma aumentan con la edad. Aunque el tipo más frecuente de glaucoma ocurre después de los 40 años, puede presentarse en niños y adultos jóvenes. Los antecedentes familiares son importantes ya que los hijos de pacientes glaucomatosos tienen mayor riesgo de padecer la enfermedad.

Muchos no saben que padecen glaucoma hasta que pierden una parte de su visión. El glaucoma se desarrolla lentamente en el tiempo, es una enfermedad silente que va lesionando las fibras del nervio óptico de manera irreversible. La mayoría de los pacientes con glaucoma no saben que lo tiene porque no produce síntomas, hasta que produce pérdida de visión lateral (periférica) y luego central (hacia el frente).

Se han desarrollado técnicas exploratorias que posibiliten la identificación de la enfermedad precozmente para evitar cuanto antes la pérdida irreversible de la visión. 
• La perimetría o campimetría.
• La Tomografía Confocal de Barrido, (Heidelberg Retinal Tomography-HRT II). 
• La Tomografía de Coherencia Óptica (OCT).

Tienen mayor riesgo de desarrollar la enfermedad las personas: 

  • Mayores de 40 años. 
  • Antecedentes de glaucoma en la familia 
  • PIO anormalmente elevada
  • Miopes
  • Diabéticos
  • Con otras enfermedades oculares.

Recuerde que la detección y el tratamiento precoz del glaucoma pueden retardar el progreso de la enfermedad y ayudar a prevenir la ceguera. 

Actualmente contamos con diferentes tratamientos y alternativas terapéuticas para tratar el glaucoma. 

En primer lugar, existen tratamientos médicos con gotas que el paciente debe colocarse. Pude surgir la necesidad de tener que combinar varios colirios para bajar la presión intraocular. 

En segundo lugar, se cuenta con la alternativa láser. Algunos suelen realizarse en el consultorio oftalmológico y otros en el quirófano, que llegan a provocar una gran reducción de la PIO. 

En tercer lugar, existe la posibilidad de bajar la PIO con cirugías, que pueden ser convencionales, con láseres, o aquellas en las que se colocan drenajes que son como válvulas. 

Catarata

Es la opacificación del cristalino, es decir, la pérdida de la transparencia del cristalino, que en general está dada por el envejecimiento natural del ojo. Cuanto más turbio está el cristalino, mayor disminución de visión provoca.

La catarata puede generar síntomas en cualquier etapa de su desarrollo. Generalmente, a medida que la catarata se desarrolla, la visión se torna turbia y las cosas que vemos pierden sus contornos. Esto puede apreciarse por primera vez como una dificultad para ver al manejar un auto, especialmente de noche, o como una dificultad para leer letras pequeñas o para coser.

Al mirar un objeto expuesto a una luz brillante puede aparecer un halo que lo rodea. E incluso pueden presentar visión doble. El conducir se transforma en un peligro. A algunos pacientes les parece que “una tela” les “tapa” la visión. Cuando la catarata está muy madura, denominada catarata completa, el paciente solamente puede ver la luz.

  • Catarata secundaria. Se puede formar después de una cirugía que fue realizada por otra patología, como puede ser el glaucoma. 
  • Catarata traumática. Puede aparecer luego de que el ojo sufrió una herida, a veces varios años después. 
  • Catarata congénita. Algunos bebés nacen con catarata o la desarrollan en la niñez, a menudo en ambos ojos. Esta catarata puede ser tan pequeña que no afecta la visión. Si lo hace, tal vez sea necesario quitar el cristalino. 
  • Catarata por radiación. La catarata puede desarrollarse si se está expuesto a ciertos tipos de radiación. 

El único tratamiento efectivo de la catarata es la cirugía, la cual se realiza con anestesia local, por una micro incisión por donde se extrae la catarata y se colca una lente intraocular. Ninguna gota, dieta o vitaminas están aprobadas o consideradas como tratamiento.

Hoy con los diferentes avances tecnológicos que hay a nivel mundial, podemos lograr mejorar la calidad de visión del paciente con una cirugía de catarata rápida, segura y noble, que permite que el paciente vuelva a su vida normal rápidamente. 

También hay nuevas tecnologías de lentes intraoculares que permiten a los pacientes dejar de utilizar lentes permanentes. La tecnología avanzó a nivel mundial, y nos brinda diferentes tratamientos que priorizan la calidad de vida de cada paciente.

Miopía

Es la opacificación del cristalino, es decir, la pérdida de la transparencia del cristalino, que en general está dada por el envejecimiento natural del ojo. Cuanto más turbio está el cristalino, mayor disminución de visión provoca.

Una persona miope ve claramente los objetos cercanos, pero percibe de forma borrosa los objetos que se encuentran a distancia. Suele manifestarse en edad escolar, por lo que es importante estar atentos a posibles síntomas en los niños.

El tratamiento de la miopía, puede ser mediante lentes esféricos, anteojos o de contacto. En pacientes que quieran prescindir de anteojos o lentes de contacto puede realizarse cirugía refractiva, mediante láser o colocación de lente intraocular. La elección de una técnica u otra, va a depender del criterio del cirujano, y de las características anatómicas – funcionales del ojo a ser intervenido. 
Cirugía refractiva con Láser Excimer: se realiza principalmente sobre la córnea, de modo extraocular y englobando las técnicas de Lasik y PRK.
Cirugía refractiva con colocación de Lente intraocular (ICL): Esta es una cirugía en cual se coloca una lente fáquica denominada ICL. Es una excelente alternativa para los ojos que presentan grandes defectos refractivos (miopía o hipermetropía alta y/o astigmatismo), córneas delgadas, irregulares, o en personas que tiene contraindicada la cirugía láser.

Hipermetropía

La hipermetropía es un defecto refractivo donde la imagen se enfoca por detrás de la retina, por ser un ojo corto o por tener la córnea demasiada plana. La imagen es borrosa principalmente de cerca. La presbicia suma sus efectos a la hipermetropía. Son ojos con mayor riesgo de glaucoma agudo.

El síntoma principal es la visión borrosa de objetos cercanos. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con hipermetropía suelen ser asintomáticos durante la juventud, ya que logran compensar la mala visión cercana utilizando la capacidad de acomodación del cristalino. La capacidad elástica del cristalino se pierde con la edad.

El tratamiento de la hipermetropía, puede ser mediante lentes esféricos, anteojos o de contacto. En pacientes que quieran prescindir de anteojos o lentes de contacto puede realizarse cirugía refractiva, mediante láser o colocación de lente intraocular. La elección de una técnica u otra, va a depender del criterio del cirujano, y de las características anatómicas- funcionales del ojo a ser intervenido. 
Cirugía refractiva con Láser Excimer: se realiza principalmente sobre la córnea, de modo extraocular y englobando las técnicas de Lasik y PRK. 
Cirugía refractiva con colocación de Lente intraocular (ICL): Esta es una cirugía en cual se coloca una lente fáquica denominada ICL. Es una excelente alternativa para los ojos que presentan grandes defectos refractivos (miopía o hipermetropía alta y/o astigmatismo), córneas delgadas, irregulares, o en personas que tiene contraindicada la cirugía láser.

Astigmatismo

El astigmatismo es un defecto refractivo que provoca que las imágenes se enfoquen sobre la retina de forma distorsionada, afectando a la visión de cerca y de lejos. 
El astigmatismo puede aparecer solo o asociado a miopía o hipermetropía.

Dependiendo de la edad y del tipo o grado de astigmatismo, los síntomas pueden ser distintos. Si el astigmatismo es reducido, puede no afectar a la visión. Los síntomas más habituales son: 
– Percepción de las imágenes distorsionadas (síntoma más frecuente).
– Problemas para el cambio de visión lejos/cerca. 
– Dificultades para ver detalles sutiles, ya sea de cerca o a distancia – Dolores de cabeza, dolores oculares.

El tratamiento del astigmatismo, puede ser mediante lentes cilíndricos, aéreos o de contacto. En pacientes que quieran prescindir de anteojos o lentes de contacto puede realizarse cirugía refractiva, mediante láser o colocación de lente intraocular. La elección de una técnica u otra, va a depender del criterio del cirujano, y de las características anatómicas – funcionales del ojo a ser intervenido. 
– Cirugía refractiva con Láser Excimer: se realiza principalmente sobre la córnea, de modo extraocular y englobando las técnicas de Lasik y PRK.
– Cirugía refractiva con colocación de Lente intraocular (ICL): Esta es una cirugía en cual se coloca una lente fáquica denominada ICL. Es una excelente alternativa para los ojos que presentan grandes defectos refractivos (miopía o hipermetropía alta y/o astigmatismo), córneas delgadas, irregulares, o en personas que tiene contraindicada la cirugía láser.

Transplante de Córnea

La córnea es una estructura transparente y la más externa del ojo. Tiene cinco capas, desde afuera hacia dentro son: 
1. El epitelio 
2. La membrana de Bowman. 
3. Estroma 
4. Descemet 
5. El endotelio. 


Todas estas capas tienen varias y diferentes funciones como ser: protección, nutrición, mantener el balance hídrico y así la transparencia de la córnea. No todas las capas tienen el mismo grosor ni función. Nacemos con una cantidad normal de células, aproximadamente 4000 por mm cuadrado, y a medida que transcurre la vida, van disminuyendo. La última capa corneal, el endotelio es la que se ocupa de mantener la trasparencia de la córnea. Cuando el este se daña por traumatismo, operación o por nacer con menor cantidad de células, este pierde su función aumentado la cantidad de agua en la córnea y esta pierde transparencia, provocando dificultad y/o disminución visual. Una córnea debe transplantarse cuando cause disminución de visión que afecte la vida cotidiana. Cuando la enfermedad es de origen corneal, la pérdida visual depende del grado de alteración de la córnea. La disminución visual puede ser poca, o llegar a una instancia tal que le impida al paciente desenvolverse con normalidad. La situación, entonces, es variable para cada paciente. Sin embargo, cuando afecta los hábitos normales de vida del paciente es aconsejable operar. Y para ello no es necesario que deje de ver totalmente.

Una córnea debe trasplantarse cuando cause disminución de visión que afecte la vida cotidiana. Cuando la enfermedad es de origen corneal, la pérdida visual depende del grado de alteración de la córnea. La disminución visual puede ser poca, o llegar a una instancia tal que le impida al paciente desenvolverse con normalidad. La situación, entonces, es variable para cada paciente. Sin embargo, cuando afecta los hábitos normales de vida del paciente es aconsejable operar. Y para ello no es necesario que deje de ver totalmente.

Queratocono

El queratocono es una alteración ocular en la que se produce un adelgazamiento progresivo de la zona central o paracentral de la córnea. Su forma esférica habitual cambia por una cónica, originando un astigmatismo irregular que distorsiona las imágenes y una sucesiva disminución de la visión. El queratocono es la primera causa de trasplante corneal en pacientes jóvenes. El queratocono se hereda de padres a hijos en aproximadamente un 25% de los casos. En el resto de casos, aparece de forma esporádica. Generalmente estos pacientes presentan una predisposición alérgica de base, presentando también alergia ocular.

El principal síntoma es una disminución de la visión y la aparición o el aumento repentino de astigmatismo. El astigmatismo es inducido normalmente por un defecto de refracción de la córnea que, a diferencia de la miopía y la hipermetropía, no suele evolucionar de forma natural con la edad. Por ello es importante que cualquier paciente que padezca un aumento brusco de este defecto refractivo, sobre todo si se trata de niños o jóvenes, se realice un estudio oftalmológico completo para descartar la presencia de un queratocono. No existen medidas preventivas frente al queratocono, pero sí hay tratamientos para deneter el avance. La detección precoz es básica para evitar los casos muy avanzados, que requieren transplante de córnea. También existen formas leves que no producen alteración visual y que sólo se diagnostican con estudios topográficos. Se recomienda que los familiares directos de los pacientes con queratocono, realicen una consulta. La población de mayor riesgo son los niños, adolescentes y jóvenes, por lo que es importante el control ocular entre estos grupos de edad.

El tratamiento del queratocono está enfocado a detener la evolución del mismo no mejorar la agudeza visual. Existen diferentes posibilidades de tratamiento según la situación de la enfermedad. 
– En los casos leves de queratocono se puede conseguir una buena visión corrigiéndola con gafas. 
– Los casos más avanzados precisarán de lentes de contacto rígidas para corregir el astigmatismo irregular. 

Hoy contamos con la posibilidad de nuevos tratamientos en el queratocono, que hace años atrás eran impensables, como el cross linking y la colocación de anillos intracorneales, son tratamientos que tienen muy buenos resultados. También pueden combinarse entre ellos, pudiendo realizarse ambos en un mismo paciente. En caso de un queratocono avanzado, el tratamiento podría ser un trasplante de córnea.

Ojo Seco

Es una alteración en la calidad (por un exceso de evaporación) o cantidad (por la falta de producción de la lágrima) que los pacientes pueden presentar. Las personas tenemos que fabricar permanentemente lágrimas porque juegan un rol fundamental en la visión. Las lágrimas se producen principalmente en la glándula lagrimal que se encuentra debajo de la ceja. Luego de lubricar el ojo, las lágrimas se evacuan hacia la nariz por los puntos lagrimales.

Los pacientes que padecen ojo seco pueden manifestar: Sensación de arenilla en los ojos Ardor Visión borrosa que mejora al parpadear o dificultad para mirar TV o trabajar en la computadora por períodos prolongados Enrojecimiento ocular, sensación de pesadez en los párpados e intolerancia a las lentes de contacto.

Existen algunos factores que predisponen al ojo seco, tales como la exposición al aire acondicionado o la calefacción. Así, se produce una sensación arenilla y molestia en los ojos que estimulan el parpadeo, buscando producir el lagrimeo. Aquellos pacientes que utilizan lentes de contacto también son propensos a tener ojo seco.

Se basa en el resultado obtenido por los diferentes estudios, que llevan de determinar la posible causa. El tratamiento puede basarse desde la utilización de lubricantes oculares, hasta la oclusión de los puntos lagrimales por medio de tapones de silicona, lo que se conoce como Punctum Plugs. La colocación de estos tapones es un procedimiento sencillo que se realiza en pocos minutos. Estos tapones no son visibles ya que se introducen en un conducto. Es importante realizar una consulta a tiempo ya que el ojo seco crónico puede predisponer a las infecciones y producir lesiones irreversibles.

Presbicia

Es la pérdida de acomodación del cristalino, con la cual se pierde la capacidad de enfocar objetos a diferentes distancias. Hay un endurecimiento del cristalino, el cual ya no puede adaptarse para enfocar objetos cercanos, sin alterar la visón lejana. Comienza a partir de la cuarta década, el síntoma principal es la falta de nitidez al leer, con la necesidad de alejar los objetos para mejorar la visión. Actualmente el único procedimiento que soluciona definitivamente la presbicia, es la colocación de lentes intraoculares multifocales o trifocales, que reemplazan el cristalino esclerosado. De esta manera se logra una independencia de los lentes de lejos y de cerca, para la mayoría de las actividades de la persona.

Estrabismo

El estrabismo es la desviación de la línea visual normal de uno de los ojos, o de los dos, de forma que los ejes visuales no tienen la misma dirección. Puede ser congénito, es decir cuando aparece desde el nacimiento, o adquirido más tardíamente en la vida. El estrabismo se puede corregir total o parcialmente.

Maculopatía

Es una afección en la mácula. Esta última es un área de la retina, encargada de la discriminación visual. Es decir, la que nos permite poder leer, ver con claridad y nitidez. La causa exacta de la degeneración macular no ha sido aun del todo determinada, como sus síntomas se pueden revelar en forma notoria a partir de los 60 años, tomar medidas preventivas por anticipado se torna primordial. Cuando los componentes de la mácula se deterioran, la función visual comienza a modificarse, la visión central se torna borrosa y manchas oscuras pueden aparecer en el centro del campo visual. La degeneración macular relacionada con la edad es una condición altamente frustrante. Las actividades más simples como leer y escribir manejar el auto o ver una película, se ven seriamente obstaculizadas por la pérdida de la visión central.